MKZ_5267

Más de 200 mil argentinos ya enviaron correos electrónicos al gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, reclamando que cancele la actividad petrolera dentro del Parque Nacional Calilegua, lo que viola tres leyes nacionales y pone en peligro más de 20 mil hectáreas de selva.
Esta semana los propios trabajadores del Parque Nacional publicaron un comunicado en el que repudian «las maniobras pergeñadas entre las autoridades de la Administración de Parques Nacionales (APN) y el Gobierno de Jujuy, por medio de las cuales pretenden desafectar el área de mayor valor de conservación del Parque Nacional Calilegua (PNC) y permitir así, la continuidad de la ilegal extracción petrolera en el Yacimiento Caimancito, sin ningún tipo de control ni restricción».  Por eso, piden «la nulidad de la concesión, por ser ilegal y la búsqueda de una solución definitiva al problema de un cierre y abandono ordenado y progresivo del yacimiento«.
Compartimos con ustedes el texto completo (las «negritas» son nuestras):
comunicadoacta

ADMINISTRACION DE PARQUES NACIONALES

Personería Jurídica y Gremial Nº 2

Parque Nacional Calilegua , 15 de Septiembre de 2015

ACTA DE TRABAJADORES
Los trabajadores del Parque Nacional Calilegua nos convocamos para repudiar las maniobras pergeñadas entre las autoridades de la Administración de Parques Nacionales (APN) y el Gobierno de Jujuy, por medio de las cuales pretenden desafectar el área de mayor valor de conservación del Parque Nacional Calilegua (PNC) y permitir así, la continuidad de la ilegal extracción petrolera en el Yacimiento Caimancito, sin ningún tipo de control ni restricción.
Como trabajadores de la conservación, hace años que venimos denunciando la ilegalidad que significa la existencia de un yacimiento petrolero dentro de un Parque Nacional. Esta situación viola, entre otras, la ley 22.351 de Parque Nacionales, que establece la prohibición de la actividad hidrocarburífera en razón de las graves alteraciones que provoca sobre los ecosistemas; la ley 17.319 de Hidrocarburos, que en su Art. 79 dice: «Son absolutamente nulos los permisos y concesiones que se superpongan a zonas vedadas a la actividad petrolera»; la ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de Los Bosques Nativos; como así también el derecho a la Consulta Previa, Libre e Informada de los Pueblos Indígenas del Convenio 169 de la Olí sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes.
Esta maniobra ya fue denunciada por los trabajadores en el año 2014 (Acta Jueves 30- 10-2014). Las autoridades de la APN proponen entregar el manejo del área de explotación hidrocarburífera a la provincia de Jujuy, hasta que finalice el contrato con la empresa china JHP, en el año 2037. Esto quiere decir que le cederá el control del territorio al gobierno provincial y las utilidades económicas derivadas de la explotación de los recursos naturales dentro de un parque nacional, a una empresa privada, que luego del saqueo devolverá al estado nacional un área empobrecida, degradada y aún más contaminada.
Desde lo Ambiental, la desafectación camuflada con la palabra Rediseño, significa plantear un antecedente nefasto contra las Áreas Protegidas. Existen numerosas áreas protegidas con una fuerte presión para iniciar emprendimientos extractivistas o, como es el caso de Auca Mahuida en Neuquén, donde la actividad petrolera en marcha pretende desafectar el área, o el PN Los Cardones en Salta, donde en 2006, avanzaron con mapas de desafectación para permitir la reactivación de minas de Uranio.
Desde lo Social, la desafectación significa dejar librada esta actividad solo a los grandes intereses económicos. Si estando dentro de un parque nacional los pasivos y los daños ambientales sobre las aguas subterráneas y de superficie no son atendidos debidamente como problema actual que requiere de urgente solución, ¿qué quedará para las comunidades cuando ya no exista la posibilidad la fiscalizar desde este Organismo?
Hace 46 años que se mantiene la actividad petrolera en el Yacimiento Caimancito; sin embargo, con épocas gloriosas de YPF, grandes volúmenes de producción y diversas empresas privadas enriquecidas, las comunidades directamente afectadas por el este yacimiento: Yuto, Bananal, Caimancito y Calilegua, nunca se han visto favorecidas a través de la actividad petrolera: – Ninguna de estas poblaciones cuenta con gas natural debiendo asumir los inconvenientes y los costos que genera el proveerse de este recurso por medio de las garrafas.
– El Yacimiento no ha generado trabajo genuino para los habitantes que residen en su área de influencia. Pero lo que si reciben es:
– contaminación de agua y suelo,
– discriminación laboral,
– desigual distribución de la riqueza,
– consecuencias de la degradación ambiental
– y el avasallamiento de los derechos humanos contemplados en el marco del derecho general.
Caimancito aporta el 0,05% a la producción del País; es decir no existe como fuente de energía. Desde lo Económico, el gobierno recibe anualmente unos 7 Millones de Pesos en regalías; pero para sellar un solo pozo y que deje de contaminar, se requieren cerca de 20 millones de pesos.
Sin beneficio alguno para las comunidades cercanas, afectando un Parque Nacional, sin un planteamiento sincero respecto de los pasivos y de los costos económicos, ambientales y sociales que acarrea la explotación, Caimancito solo es negocio para las empresas privadas y la clase política corrupta.
Asimismo repudiamos a la Fundación Proyungas, pantalla verde del gobierno provincial y de las grandes empresas contaminantes, que promueve se continúe con la explotación petrolera dentro del PNC, ocultando el daño ambiental y social generado por el Yacimiento para argumentar que esta actividad puede ser compatible con la conservación dentro de un Parque Nacional.
Es por ello que para generar un modelo de desarrollo sostenible viable resulta imperante garantizar derechos en plena vigencia, también contar con la participación efectiva en la gestión, aprovechamiento y toma de decisiones sobre los recursos naturales, fomentando una equitativa distribución de los beneficios que estos bienes comunes generen. Solo coincidimos con un modelo regional de áreas protegidas que privilegie a las comunidades locales en la distribución de los beneficios ambientales económicos generados en dichas áreas.
En base a lo expuesto, los trabajadores del PNC, pedimos la nulidad de la concesión, por ser ilegal y la búsqueda de una solución definitiva al problema de un cierre y abandono ordenado y progresivo del yacimiento; y firmemente exigimos a las autoridades de la APN, que en cumplimiento de sus deberes de funcionario público:
– Realice la correspondiente presentación judicial reclamando el cese de la explotación hidrocarburífera en el yacimiento Caimancito por ser ésta una actividad ilegal en el Parque Nacional Calilegua.
– Promueva acciones legales por la contaminación del agua potable que consume el pueblo de Yuto, Caimancito y pobladores rurales a través de la inyección de agua de purga, en base a los datos aportados por los estudios realizados por la empresa petrolera. – Promueva acciones legales, requiriendo la solución y remediación de la contaminación generada sobre los cursos de agua en el área protegida.
– Promueva acciones legales para lograr el inmediato sellado del pozo petrolero Caimancito e 3 y la remediación de los daños ambientales generados.
– Promueva acciones legales para lograr el debido abandono y sellado de todos los pozos petroleros del yacimiento.
Se expida por el cese definitivo de las actividades petroleras en jurisdicción y dominio del Parque Nacional Calilegua, requiriendo al Estado que decrete el cierre del yacimiento Caimancito y que desarrolle un plan ordenado de abandono logrando la correcta resolución de los pasivos ambientales, priorizando el sellado de los pozos petroleros.

No a PETRO AP (ex JHP) en el Parque Nacional Calilegua

Ningún tipo de explotación hidrocarburífera en el Parque Calilegua ni en ninguna Área Protegida

¡¡No a la desafectación de las áreas protegidas en función de intereses empresariales y sectoriales!!

¡¡Renacionalización de los recursos energéticos!!

Expropiación sin pago indemnizatorio de las empresas que saquean los recursos hidrocarburíferos

Sólo los trabajadores y los pobladores estamos preocupados en la conservación de la naturaleza y el ambiente; los empresarios y piensan en el lucro y sus ganancias.

ASAMBLEA DE TRABAJADORES DEL PARQUE NACIONAL CALILEGUA

Please follow and like us:

6 thoughts on “Trabajadores del Parque Nacional Calilegua piden el fin de la actividad petrolera dentro de la selva protegida”

  1. Gobernador le pido desde esta lejana ciudad, que pare la destrucción de la selva protegida dentro del Parque Nacional Calilegua. No se convierta en asesinos del medio ambiente y de todo lo que allí está. Hay vidas que le están pidiendo a grito que no los mate, que no los destruya, por unos míseros y efímeros pesos, que no se saben si allí están.
    Gobernador: no olvide que usted está administrando una parte del territorio argentino, que no es solamente suyo, somos dueños todos los ARGENTINOS del cual en algún momento deberá dar cuenta de los que hizo y dejó de hacer en esta región.
    PARE DE DESTRUIR VIDAS, Carlos

  2. Esto es una muestra mas del desinterés que los politicos electos tienen en cuestiones cruciales para un pais. Una lastima que no sepan q la destrucción de hoy afecta de manera irreversible el futuro.

  3. Soy una defensora de los animales la naturaleza y de el planeta. Espero que vuelvan a mandarme información porque ni bien comencé a donar dejaron de comunicarse conmigo. Gracias

  4. Hace años soy aportante de Greenpiace, muy conforme con el accionar de esta organización, permanentemente reenvio a mis amigos, y comento para que se asocien. Ademas me informo en forma permanente sobre lo que ciertos grupos hacen en contra de la naturaleza y del nuestro planeta, me parece muy importante el accionar de GP y por eso los apoyo. Muchas gracias.!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *