Fue un día memorable. El sábado 11, en 50 ciudades del país, cientos de personas salieron en forma voluntaria a juntar firmas para salvar a la Reserva San Guillermo de la minería. Se encontraron con miles de argentinos que escucharon con atención y decidieron sumar su nombre a la causa. ¡En apenas horas reunimos más de 30.000 firmas! Leé los testimonios de tres jóvenes que se animaron a salir por primera vez a defender una causa que consideran justa:

Dos vecinas de San Luis se encuentran con Mariano y deciden firmar para salvar la Reserva San Guillermo.

En Mendoza, Daniel organizó a familiares y amigos para que recolectaran nombres para defender el hogar del puma.

Mariano Vazquez fue una de las tantas personas que se animaron a salir por primera vez a defender una causa que consideraban justa. «Me decidí a hacerlo guiado por lo que sentí durante años: éste es el único planeta que tenemos. Al llegar a la plaza me encontré con chicos y adultos con buena predisposición. Y a todos nos unía la misma causa», resume. Este puntano, junto a sus compañeros, se pararon en la plaza principal de San Luis con sus planillas y reunieron casi 700 firmas. «¡Lo volvería a hacer una y mil veces!». asegura.

«Soy socio de Greenpeace, y siempre firmo las campañas online y las comparto en redes sociales, pero ésta fue la primera vez que salí a la calle a defender una causa de esta magnitud», relata Daniel Navarro, un mendocino de 24 años que coordinó la salida en su ciudad. «Fue una experiencia fantástica. No teníamos muchas expectativas, pero de a poquito fue llegando gente. ¡De dos que arrancamos terminamos siendo 27! A veces cuesta encarar a las personas pero todo fluyó. La gente se interesaba y quería saber más». Y llegamos a una conclusión: «Los más interesados eran los jóvenes. Estamos empezando a tomar conciencia de raíz de que necesitamos y queremos un mundo mejor».

«Me movilizó sentir que era parte de algo más grande, que estaba ocurriendo en muchas ciudades del país», cuenta Adrián Turner, estudiante de psicología de Morón. «Además pude estar en contacto con otras personas que estaban por la misma causa.
Éramos cuatro y juntamos unas 400 firmas. Me sorprendió que la gente tenía muy buena predisposición y bastante conocimiento sobre el tema. A muchos los encontramos indignados con quienes deberían solucionar el problema».

Fueron miles los argentinos que nos entregaron su tiempo, nos escucharon con atención y finalmente decidieron sumar su nombre para salvar la Reserva San Guillermo de la actividad minera que hoy se desarrolla dañando un lugar que es hábitat del puma y otras especies. Cada uno de estos gestos anónimos y desinteresados nos hacen sentir que ya empezamos a ganar esta campaña. Hoy hay 30.000 nuevas voces que le dijeron al gobernador de San Juan, José Luis Gioja, que no quieren minería en la Reserva.

¿Vos ya te sumaste? Escribile ahora al gobernador de San Juan, José Luis Gioja, para que prohíba la minería dentro de la Reserva. Hacé click aquí.
Mirá más fotos del Día Nacional de Junta de Firmas por San Guillermo haciendo click aquí.

 

Please follow and like us:

2 thoughts on “Tres relatos que inspiran a seguir defendiendo el hogar del puma”

  1. El dia 11 fue un dia excelente¡¡la genteestacontenta de que se hagan este tipo de campañas a travez de firmas.Hay que seguir adelante..YO SOY DE GREENPACE¡¡

  2. Señor Gobernador de San Juan…pongase las manos en el corazon¡¡¡y saque afuera de la reseva ,la mineria.A usted le gustaria.. que unos intrusos se metan en su casa?? NO.. verdad? entonces haga algo y ! URGENTE¡¡basta ya¡¡estan matando la vida silvestre y de a poco a los humanos por tanta contaminacion.Que le dejaremos a nuestros hijos,nietos y bisnietos?? o usted no tiene a nadie??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *