En estos momentos una plataforma petrolera de Shell se dirige hacia la costa ártica de Alaska para realizar perforaciones en busca de petróleo. Seis compañeros están viajando justo detrás, a bordo de nuestro barco Esperanza, para exponer este peligroso plan y defender esta frágil región de un posible derrame de consecuencias irreparables. Podés seguir todas las novedades en vivo haciendo click aquí . Compartimos a continuación la primer entrega de sus diarios de viaje, para conocer sus sensaciones y experiencias durante la travesía:
Por Laura Kenyon, integrante de la campaña del Ártico, Greenpeace Internacional
24 de marzo: En este momento, estoy mirando la plataforma petrolera de Shell «Polar Pioneer». Todos los que estamos a bordo del barco Esperanza, estamos impresionados por su tamaño. La monstruosa plataforma parece un castillo flotante sobre el mar. Un gigante que pone en peligro al Ártico.
Encontrar a esta enorme plataforma en el Océano Pacífico era toda una hazaña. Hace dos semanas, zarpamos desde Tailandia hacia el este, en busca de la flota de perforación de Shell. Estábamos en curso para encontrarnos con el reconocido socio de la Polar Pioneer – el buque de perforación Noble Discoverer. Teníamos indicios de que pasaría a través del estrecho de Balabac, en el Mar del Sur de China, en cuestión de días. Pero cuando estábamos a casi 24 horas de distancia de alcanzar ese potencial punto de encuentro, el Noble Discoverer tiró el ancla y efectivamente desapareció. Desde ese momento no sabíamos dónde estaba el buque, su curso, o su velocidad.
Con un alcance de radar de sólo 15 a 20 millas, dentro de los 3,5 millones de kilómetros cuadrados de agua que conforma el Mar del Sur de China, el Esperanza podría fácilmente perder al Noble Discoverer. Y entonces nuestro viaje habría terminado, casi antes de empezar. Las horas siguientes fueron tensas. Encontrar y seguir a un buque no es tarea fácil, incluso en la era de internet. Era posible que supieran que íbamos a venir  y tomaran medidas para evadirnos.
El clima es caliente y húmedo cerca del Ecuador, incluso con una fuerte brisa del mar. A bordo del Esperanza, la tripulación decidió establecer turnos para ubicarse en el puente debajo del sol ardiente con binoculares para mantenerse alerta ante la posible presencia de la embarcación de Shell.
Después de varias horas, de repente un buque apareció en nuestro radar. Entonces, alguien reconoció el distintivo de llamada del buque desconocido, que aparece de forma automática para que las embarcaciones puedan ser identificadas por las autoridades locales. Era nada menos que el Noble Discoverer.
Y la buena suerte siguió de nuestro lado. A la mañana siguiente otra embarcación quedó a la vista: la plataforma de perforación «Polar Pioneer», que se unió al buque. Seguimos a ambos a través del estrecho de Balabac y el Océano Pacífico.
Ahora tenemos la plataforma de perforación «Polar Pioneer» a la vista. El Noble Discoverer, el más lento de los dos, se quedó atrás.
Y aquí es donde comienza nuestro gran desafío. Tenemos la intención de traer a tanta gente junto a nosotros como sea posible. Debido a que este viaje es importante, no sólo para Greenpeace, o para quienes estamos a bordo del Esperanza, sino para todos los que quieren evitar las consecuencias del cambio climático. Si Shell sigue adelante con sus planes de perforación en el Ártico y provoca un derrame de petróleo en la región, se verán afectados el hábitat de muchas especies y las comunidades locales que dependen del ecosistema ártico.
No sabemos si los tripulantes de la plataforma de perforación de Shell saben por qué estamos aquí, pero Shell es sin duda consciente de que muchas personas de todo el mundo están en contra de sus planes de perforación en el Ártico. Ante la creciente oposición, el CEO de Shell, Ben van Beurden, catalogó a quienes critican a los combustibles fósiles como «ingenuos». Pero lo que realmente parece ingenuo es pensar que se puede poner en peligro la oportunidad de evitar las peores consecuencias del cambio climático sin tener que responder por eso. Nuestro viaje es para exponer públicamente los planes imprudentes de Shell y las posibles consecuencias que generarán para nuestro futuro.
A medida que pasan los días, la plataforma de perforación se acerca cada vez más cerca del Ártico. Y al mismo tiempo, el movimiento para detener a Shell se hace más fuerte…
Seguí todas las novedades en vivo desde el Esperanza, hacé click aquí

Please follow and like us:

One thought on “Una Esperanza para el Ártico – Diario de Viaje: "Shell a la vista"”

  1. Creo que la presión debe continuar sin descanso en tierra firme, frente a los gobiernos responsables directos para que se realice esta perforación: el Reino Unido y los EEUU. Son países que no le interesan cuidar el medio ambiente, cuando está de por medio el factor económico. El factor humano tiene muy poco interés. Si no miremos que ha ocurrido en aquellos países que tienen petróleo, y como han actuado estos dos países.
    No está pasando algo similar con la perforación que se está llevando a cabo en nuestras Islas Malvinas?
    Pregunto: que se ha hecho al respecto?. Que información a nivel mundial se ha lanzado con este hecho?
    Pregunto: ¿ No se hace necesario también abrir esta puerta, para que el mundo sepa que en el otro extremo del mundo también se está llevando a cabo este tipo de atropello por parte del Reino Unido, destruyendo nuestra única casa que tenemos los seres vivos para vivir. No tenemos otra para cambiarnos.

Responder a carlos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *