Desde 2012 el grupo de voluntarios de Greenpeace en Córdoba viene trabajando, junto a otras organizaciones en el proyecto de ley Córdoba No Nuclear, cuyo texto propone liberar el territorio provincial del peligro atómico. Hace una semana, los voluntarios reclamaron a Alicia Pregno, presidenta de la Legislatura, que promueva el debate nuclear en la provincia. Alfonsina, una voluntaria que participó te cuenta en primera persona su experiencia:


“Durante muchas reuniones nos hablaron de los principios de Greenpeace y las preocupaciones que se debían tener durante una actividad. Desde que ingresé, esperaba tener la oportunidad de ponerlo en práctica y unir mi pedido en una protesta no violenta. El momento llegó, los nervios, la ansiedad y la intriga comenzaron a sentirse. Millones de preguntas pasaban por mi cabeza ¿Cómo será? ¿Qué debo hacer? ¿Y si me sale mal? Pero no se ocurría un mejor lugar donde estar.

Las consignas eran claras y concisas, caminar rápido, todos juntos, pararse en la formación que teníamos con la cinta roja en la boca y estar atentos por algún cambio de formación. Simple. Pero tan complejo a la vez. Porque que en esa sencilla actividad, representamos al pedido de 30 mil cordobeses que piden una Córdoba No Nuclear.

De repente ya estábamos ubicados en la posición que nos correspondía, ya habían comenzado las miradas ajenas, la intriga en las personas, el apoyo de algunos, el desacuerdo de otros, pero ya estábamos ahí, con nuestra cinta roja en la boca.

El sentimiento de ese momento, de estar luchando en conjunto por algo y hacer públicas nuestras convicciones, es indescriptible. Esas miradas cómplices, el lograr entendernos con cada uno de los voluntarios sólo con un gesto; la atención minuciosa de los compañeros que se preocupaban por nuestro bienestar ; el orgullo de escuchar las felicitaciones de las personas que pasaban, y nos decían frases como “Gracias chicos, muy bien sigan así”. La protesta que llevábamos adelante estaba dando frutos. Las personas se acercaban para ver cómo se podía ayudar, cómo difundir, los medios llegaban y hacían eco de nuestro pedido.


No todos estaban de acuerdo con nuestro reclamo. En particular un comentario me llegó: “¿Para qué hacen eso? Si no van a lograr nada”. En ese momento me sentí aún más orgullosa de ser parte de la protesta que estábamos realizando. Y todo tuvo más sentido, porque no podemos permitir que nos silencien. La Central de Embalse está operando con su licencia original de diseño vencida desde el 2012 y pretenden extender su vida útil 30 años más. Esto pone en peligro a millones de los habitantes que elegimos esta provincia. Córdoba se merece y debe tener el debate nuclear que la ocasión requiere. Yo elijo hacer esta lucha por mi, por los que quiero, por los que vendrán; pero también por los que no están de acuerdo.

Los comentarios negativos se disuelven en el aire cuando la convicción es fuerte, y no hay obstáculos que no se superen. Esto es solo el comienzo, solo empezamos a prender el motor de algo grande, y si todos empujamos para el mismo lado, vamos a mover montañas. Entre todos podemos lograr un cambio y un mundo mejor es posible.»

Vos tambien sos parte de este reclamo. Entrá a www.cordobanonuclear.org y pidamos juntos una provincia de energías limpias y sin peligro nuclear.

Please follow and like us:

4 thoughts on “Una voluntaria te cuenta cómo fue participar en un reclamo público por una Córdoba No Nuclear”

  1. Felicitaciones! Esta lucha debe continuar sin descanso. Tus palabras me dieron el aliento que necesitaba para formar parte de esta lucha y de muchas otras más. Gracias!

  2. Aza: me parece que falta comprensión de texto. Una consigna no es una orden, la consignas son planteadas entre todos, y cada uno realiza la tarea con la que mas cómodo se siente. Eso es una organización para evitar malos entendidos. Y como dice el texo: «Los comentarios negativos se disuelven en el aire cuando la convicción es fuerte»…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *