GP0STPEXM_PressMedia
Recientemente, la empresa automotriz Volkswagen quedó en evidencia por haber falsificado los registros de emisiones de sus autos diésel en todo el mundo, revelando que esas unidades liberan óxido nitroso hasta 35 veces más de lo permitido. A continuación, compartimos la opinión de Daniel Moser, integrante del equipo de Movilización Pública de Greenpeace Alemania, que nos cuenta más sobre esta historia llena de mentiras y engaños.
Por Daniel Moser
Si mentir sobre las emisiones de óxido nitroso de más de 11 millones de autos no fuese lo suficientemente malo, la empresa automotriz alemana Volkswagen nos sorprende una vez más al reconocer que también subestimó las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en sus vehículos europeos.
Por esta razón, activistas de Greenpeace Alemania volvieron a visitar la fábrica de Volkswagen en Wolfsburgo y desplegaron una pancarta que transformó al logo de la compañía en el símbolo del dióxido de carbono, con las palabras ¨El problema del clima¨.
Hay una solución, sin embargo. Pero es una solución que requerirá profundos cambios en nuestro sistema de movilidad, orientándonos hacia un sistema de transporte libre de emisiones y amigable para la comunidad.
A poco más de un mes de haber admitido las manipulaciones realizadas en las pruebas de emisiones de motores diésel, Volkswagen confesó la semana pasada que también había subestimado las emisiones de dióxido de carbono en cerca de 800.000 coches en Europa.
En el período previo a las negociaciones climáticas de la ONU en París el mes próximo, el escándalo de las emisiones de Volkswagen pone en el centro de atención al sector del transporte e instala el interrogante sobre el modo en que los gobiernos y los reguladores deben asegurar que la industria corrija sus errores.119431_201591
Esto requiere un cambio radical en cómo los gobiernos tienden a ceder frente a la presión de la industria automotriz, optando frecuentemente por aliviar las regulaciones, en lugar de mejorar los sistemas de pruebas de los automóviles para mantener a los coches contaminantes fuera de nuestros caminos.
Greenpeace Alemania le reclama al gobierno de ese país que utilice la crisis de Volkswagen como una oportunidad para transformar sus políticas nacionales de transporte y se convierta en un líder en movilidad internacional, replicando lo realizado por su plan energético “Energiewende”, que ha proporcionado una hoja de ruta para la transición hacia energías renovables.
Este modelo de movilidad, el “Transportwende”, debe promover el transporte público, vehículos libres de emisiones y mejores carriles para bicicletas. Incluso Volkswagen, con su reputación por el piso, todavía puede ser parte de la solución tecnológica.
Países como Holanda y Dinamarca ya están en camino hacia el establecimiento de buenas políticas:

  • En Copenhague, el número de kilómetros recorridos en bicicleta ha aumentado un 30% desde 1998. El gobierno danés logró este avance mediante la aplicación de un fuerte plan de expansión del transporte público y una ampliación de la red de bicicletas, mientras Copenhague se esfuerza por convertirse en una ciudad con cero emisiones de CO2 para el año 2025.
  • Por su parte, Amsterdam, capital de Holanda, también reconocida por sus bicicletas, ha demostrado cómo la reducción del tráfico conduce a una mayor calidad de vida.

Al hacer trampa en las pruebas de emisiones de óxido de nitrógeno, Volkswagen expuso a las personas a un mayor riesgo de contraer enfermedades pulmonares, mientras que las «irregularidades» en sus emisiones de dióxido de carbono también muestran cómo la empresa es cómplice y aprovecha el cambio climático.
Greenpeace exige que Volkswagen juegue limpio y revele el verdadero alcance de sus emisiones de CO2. Para una compañía que se comprometió en 2013 a reducir las emisiones de dióxido de carbono de su flota de vehículos nuevos a 95 gramos por kilómetro para 2020, sigue siendo un misterio cómo podemos juzgar su desempeño.
Al poner sus ganancias por encima de la salud de nuestras familias y nuestro clima, Volkswagen debe rendir cuentas.

Participá ahora y exigí que reduzcan las emisiones contaminantes de sus autos hasta eliminarlas por completo. Hacé click aquí.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *