Nuestra campaña para exigirle a la marca de ropa Zara que elimine los componentes tóxicos de sus productos empezó hace poco más de 38 horas. Y ya más de 200.000 personas, entre ellas clientes preocupados, activistas y amantes de la moda, se sumaron a la propuesta reclamándole al gigante de la moda que fabrique sus prendas sin contaminar.
Ante un conjunto tan grande de reclamos, no sorprende que la empresa haya decidido responder. Zara contestó algunos de los correos enviados por la gente reiterando su “predisposición para tomar los pasos necesarios para alcanzar, en el menor tiempo posible, el objetivo común de descargas cero”.
Esto es muy alentador. Tanto que en Greenpeace, nuestro equipo de diálogo corporativo ya está conversando con la empresa acerca de cómo pretenden convertir estas palabas en acciones. Porque las palabras no son suficientes.
Ahora mismo, en todo el mundo, nuestra agua está siendo contaminada por vertidos de químicos nocivos provenientes de la industria textil. Al ser liberados al medioambiente, algunos de estos compuestos peligrosos pueden descomponerse para generar sustancias aún más nocivas, algunas de las cuales tienen propiedades que alteran las hormonas, son reprotóxicas e incluso pueden ser cancerígenas. Varios de estos químicos fueron encontrados en los artículos de Zara analizados en un laboratorio independiente por Greenpeace. Esto significa que fueron utilizados en los procesos de producción de las prendas, para luego ser vertidos en ríos y vías fluviales de todo el mundo.
Cuando una empresa fabrica la impactante suma de 850 millones de prendas por año, como lo hace Zara, entonces su poder de contaminación tiene un impacto muy grande, tanto en el medioambiente como en las personas que compartimos el agua para vivir. Por eso elegimos a Zara como la próxima compañía que marcará el camino hacia un futuro libre de tóxicos. Su liderazgo en el mercado la ubica en una posición ideal para convertirse en un catalizador de cambio en la industria de la moda. Los proveedores hacen caso a grandes marcas como Zara, porque son una gran fuente de negocios. Además, como líder en la industria, está claro que hacia donde Zara vaya, otras marcas la seguirán.
Entonces, ¿qué es exactamente lo que le estamos pidiendo a la marca de ropa más grande del mundo?
Creemos que Zara tiene la obligación, tanto con el público como con el medioambiente, de eliminar por completo todas las descargas de químicos nocivos de sus prendas y sus procesos productivos, y también de exigir a sus proveedores que informen qué tipo de químicos están descargando a nuestras aguas. Las personas que viven cerca de estas fábricas y las que compran estos productos tienen derecho a saber qué componentes químicos tiene su ropa y sus posibles efectos nocivos al ser filtrados al medioambiente.
Algunos de los grandes competidores de Zara ya están mostrando cómo se debe caminar por la pasarela de una moda libre de tóxicos. Marks and Spencer, por ejemplo, se comprometió a informar sobre la contaminación producida por cinco de sus proveedores para febrero de 2013. Dado que Zara es mucho más grande que M&S, es lógico que la empresa pueda igualar, incluso superar, este número.
Otro competidor, H&M, dio una fecha concreta para la total eliminación de PFCs, uno de los grupos de químicos más nocivos utilizados por el sector, de su cadena de producción. H&M promete que lo hará antes del 1 de enero de 2013.
Entonces, si sus competidores asumieron el compromiso de eliminar los químicos tóxicos, ¿qué le impide a Zara seguir su ejemplo?
La empresa aparentemente puede diseñar, producir y distribuir en todos sus locales una nueva prenda en solo 15 días. Queremos verlos usar esa velocidad para responder ante la urgencia de la contaminación, ¡y limpiar de una vez el mundo de la moda!
Después de todo, Zara sabe del problema desde hace mucho tiempo. Nuestro primer informe sobre la contaminación tóxica de la producción textil se publicó hace casi 18 meses. Desde entonces Zara no hizo mucho. Pero gracias al apoyo de todos ustedes, su persistencia y creatividad en estos últimos dos días, la empresa finalmente se está despertando…
Compartí esta campaña con amigos, porque cuanta más gente la apoye, más rápidamente lograremos hacerles entender a los directores de la empresa – incluyendo a la tercera persona más rica del mundo – que deben tomar acciones inmediatas ante el problema. Y una vez que se lo hayas contado a tus amigos, podés visitar el muro de Zara en facebook o mandarles un mensaje vía twitter para que la compañía comprenda la importancia de la cuestión.
Zara es una empresa que se caracteriza por su velocidad de respuesta ante las últimas tendencias. Mostrémosle al gigante de la moda que la colección indispensable para esta temporada debería ser 100% libre de tóxicos.
Unite a la campaña hacé click aquí



Please follow and like us:

One thought on “Zara: palabras rápidas, acciones lentas”

  1. LE exigimos a la marca de ropa Zara que elimine los componentes tóxicos de sus productos. reclammamos al gigante de la moda que fabrique sus prendas sin contaminar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *